IRACHE ACONSEJA ASEGURARSE DE LAS CONDICIONES DEL ALOJAMIENTO Y EL TRANSPORTE AERERO


La Asociación de Consumidores de Navarra Irache aconseja asegurarse de las condiciones del alojamiento y del transporte aéreo antes de reservar las vacaciones. El pasado año la Asociación recibió más de ochocientas quejas por cuestiones de este tipo, la mayor parte de ellas durante la época estival.
Los problemas más habituales durante las vacaciones son los retrasos en los vuelos o que los apartamentos u hoteles no son lo que el consumidor esperaba.

La jurisprudencia europea da entre 250 y 600 euros por retrasos de más de tres horas

En cuanto a los vuelos, la jurisprudencia europea marca indemnizaciones de 250 a 600 euros por pasajero para retrasos de más de tres horas, en función de la distancia recorrida.
Estas indemnizaciones se aplican en dos casos: en los vuelos que salgan de un aeropuerto comunitario; y en los que salen de un tercer país cuyas normas no dispongan de compensaciones y asistencia, con destino a un aeropuerto comunitario y en los que la compañía sea comunitaria también.
Para acceder a estas indemnizaciones conviene conservar siempre el billete en el que conste el horario previsto del vuelo y dejar constancia de la hora de llegada del avión, para poder demostrar el retraso sufrido.

Conviene comprobar las reservas y leer las condiciones de contratación

En cualquier caso, es muy importante, antes de reservar el vuelo, asegurarse de que los datos principales de las reservas son correctos y leer detenidamente las condiciones generales de contratación, para saber, por ejemplo, el número de maletas o el peso máximo que puedo llevar sin pagar más o las condiciones de cancelación. De hecho, hay que tener en cuenta que a veces hay opciones para anular el viaje pero en otras ocasiones no es así y, aunque al final no coja el avión, tendré que pagar el billete igualmente.

Problemas con el equipaje

También son habituales las pérdidas, retrasos en la entrega o daños en el equipaje. En estas situaciones, lo fundamental es que el consumidor rellene en el propio aeropuerto de destino el Parte de Irregularidad de Equipaje, para poder reclamar posteriormente la compensación oportuna. De todas maneras, si lleva en la maleta algún objeto de mucho valor puede que sea mejor declararlo, aunque suponga un sobrecoste.

Disconformes con el hotel o el apartamento

Junto a los problemas en los vuelos, el otro gran problema de los consumidores en sus vacaciones suele ser la disconformidad con el hotel o el apartamento en el que se aloja.

Concretar y plasmar por escritos las características

Es muy importante que el consumidor haga que la empresa o el hotel plasmen por escrito las características concretas de la estancia. Es decir, que no se conforme con que le digan que es cercano a la playa sino que especifiquen cuántos metros de distancia hay, que no baste con que ponga “habitación amplia” sino que conste el número de metros cuadrados, que se faciliten fotografías…
La falta de concreción al reservar alojamiento hace que el consumidor se pueda llevar una desagradable sorpresa. En ocasiones se dan conflictos porque hay que pagar el wifi de la habitación, por la cuna o porque la habitación no da a la piscina, por ejemplo. En estos casos, se echa en falta una información más rigurosa en la reserva, sobre todo en algunas páginas que actúan como intermediarias.
A veces puede ayudar ver los comentarios que han publicado otros usuarios anteriores. Siempre conviene verificar la información pero puede servir como un primer indicio para asegurarse de algunos aspectos del alojamiento.

Entre particulares, asegurarse de la identidad de la otra parte

La necesidad de tener por escrito las condiciones concretas es igual de conveniente, si no más, en la contratación o el intercambio de apartamentos entre particulares. Esta   práctica, cada vez más extendida, puede presentar riesgos como la falta de información sobre el vendedor y la propia vivienda así como la dificultad añadida de pedir responsabilidades a un particular.  En estos casos no es conveniente adelantar dinero hasta no asegurarse de la identidad del arrendador, para no ser víctima de una estafa.

Dejar constancia de los problemas o defectos cuanto antes

En cualquier caso, si hay desperfectos o problemas con el alojamiento, lo más urgente es comunicarlo por escrito a la empresa o particular que lo han alquilado y, si es posible, documentarlo, por ejemplo, con fotografías.

En viajes combinados, conservar las condiciones del contrato

Si el consumidor ha contratado un viaje combinado, es decir, el transporte y el alojamiento de forma conjunta, tiene otros derechos. Conviene conservar toda la documentación de la contratación del viaje y de esta manera puede reclamar su cumplimiento y, si no, una compensación. Asimismo, están establecidas unas compensaciones de entre el 25% y el 5% del coste del viaje si el consumidor o la empresa lo cancelan y en función de la antelación con que se comunique esta anulación.

Seguros de viaje, valórelos antes de contratarlos

Los consumidores pueden valorar la conveniencia de contratar un seguro de viaje. Antes de hacerlo, es muy conveniente leer toda la póliza, ver qué situaciones cubre y con qué límites. Solo conociendo estas condiciones el consumidor puede formarse un criterio para decidir si quiere pagar la prima del seguro.

Lamentablemente muchos de estos seguros se suscriben sin dar la información necesaria al consumidor y algunos de ellos ofrecen muy pocas coberturas más allá de las cubiertas por la propia normativa. Por otro lado, hay seguros de hogar o de coche que ofrecen coberturas de viaje. Conviene revisarlos antes de contratar una póliza específica.

Irache ofrece pautas antes de comenzar las vacaciones:

-    Conservar toda la documentación, contratos, reservas y el folleto publicitario, que es vinculante. Si es necesario, imprimir emails y guardar ‘pantallazos’.
-    Antes de reservar, estudiar las condiciones generales contratación y asegurarse de que los datos facilitados en la reserva son correctos.
-    Si contrata a través de una web, identifique los datos de la empresa y el domicilio social. Compruebe igualmente quién es el contratante y deberá asumir la responsabilidad. Siempre hay más dificultades para reclamar a empresas que están en el extranjero.
-    Trate de que el contrato ofrezca datos concretos y describa de forma pormenorizada los servicios prestados.
-    Si le ofrecen un seguro, valore detenidamente si las coberturas que ofrece merece el coste de suscribirlo.
-    Compruebe antes de partir que se cuenta con la documentación necesaria.
-    Si surgen problemas, comuníquelos de forma fehaciente lo antes posible y, si se puede, documéntelos, con fotografías o en otros soportes.
-    En viajes combinados, tenga siempre a mano el número de contacto con la organizadora del viaje.
-    Si va a alquilar un coche, compruebe antes su estado, haga constar cualquier desperfecto y, al devolverlo, haga que un empleado selle en un documento que usted ha devuelto el coche como se le entregó.