LA SALUD Y LOS HIJOS LO QUE MÁS VALORAN LOS CONSUMIDORES


La salud -65%- y los hijos -18%- son los aspectos que más valoran los navarros en su vida. Tras ellos, las siguientes cuestiones a las que dan importancia son la pareja -8%-, el trabajo -3%- y el dinero -1%-, según una encuesta realizada por Cíes a cuatrocientas personas.
Tener un hijo supone durante su primer año de vida un coste económico no menor a 5.000  euros, según un estudio realizado por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache.


Cochecito y complementos, casi 500 euros

El precio medio de un cochecito puede acercarse a los 400 euros. No siempre incluye otros complementos que pueden ser necesarios como la sombrilla -35 euros-, la capota de plástico para la lluvia -40 euros- o una bolsa -20 euros- para guardar diversos objetos.

Cuna, silla de coche, trona…  a partir de 570 euros

Una cuna nueva para que duerma el bebé no costará menos de 300 euros, ya que a la estructura en sí misma habrá que añadir el colchón, las sábanas, mantas… Y una trona para que coma puede suponer un coste de 70 euros.
Si los padres quieren que el bebé pueda viajar en coche tendrán que comprar una silla de seguridad de unos 200 euros.

La alimentación, a partir de 1.000 euros

La alimentación  de un bebé también tiene su coste económico. Si, por la razón que sea, no se le practica la lactancia materna, habrá que comprar leche en polvo artificial. El bote ronda los veinte euros y, si se calcula que te puede durar una semana, el coste anual podría aproximarse a los 1.000 euros. Si a partir del sexto mes comienzan a añadirse potitos, papillas, el coste final anual podría ser incluso mayor.

Pañales y toallitas, unos 1.800 euros

Los pañales representan un gasto considerable. Un paquete de unos cincuenta pañales puede rondar los 17 euros. Si calculamos unos cinco cambios al día, el coste anual en pañales podría rondar unos 1.200 euros. Las toallitas no supondrían al año menos de 600 euros.

Ropa, sobre los 1.300 euros

Ropa y calzado. Como el bebé no para de crecer, hay que renovar constantemente la ropa para vestirle. Se ha hecho un cálculo aproximado, teniendo en cuenta los siguientes precios estándar: 20 euros para los zapatos; un pijama, 18 euros; un bodi, 6 euros; conjunto de pantalón y camisa, 24 euros; abrigo, 25 euros; paquetes de calcetines, 6 euros.
Según estos parámetros y las necesidades de recambio, el gasto anual podría acercarse a los 1.300 euros.
No se incluye en el cálculo del gasto, entre otros aspectos que se han quedado fuera, el cuidado del bebé y el hecho de que muchos padres se ven obligados a dejar al bebé en una guardería a partir del cuarto mes. El coste no será mucho menos de 2.800 euros.

Necesidad de apoyos económicos a la natalidad

Evidentemente, estos gastos son aproximados. Los padres podrán encontrar precios más baratos y más caros, buscar en productos de segunda mano a particulares u optar por recibir cosas de amigos y familiares, una práctica también muy habitual.
Sin duda, el mercado de los productos para niños es un sector económicamente importante –una consultora los situaba en el ámbito mundial en unos 190.000 millones de euros al año- y también los padres deben hacer uso en este campo de una actitud crítica y responsable como consumidores.
Más allá de esta realidad, es indudable que tener un hijo supone un esfuerzo económico importante. Por ello, es conveniente que desde la Administración se apoye económicamente la natalidad, ya sea a través de beneficios fiscales, ayudas directas u otro tipo de medidas.