DROGAS, REDES SOCIALES Y APUESTAS, PRINCIPALES RIESGOS PARA LA JUVENTUD SEGÚN LA SOCIEDAD

By 29 marzo, 2019 NOTICIAS

Los navarros consideran que las drogas son el principal riesgo para los jóvenes. Así lo cree un 73% de los participantes en una encuesta encargada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache.

Los últimos datos indican que en Navarra el 39% de los menores entre 14 y 18 años han probado el cannabis. Nuestra comunidad se sitúa así entre las zonas con mayor consumo en España y en Europa. Además, España también está a la cabeza en Europa en cuanto a consumo de cocaína, según el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías.

Falta de privacidad y seguridad en las redes sociales

Las redes sociales e internet aparecen como la segunda preocupación -65%-. La falta de privacidad en las redes, el uso inadecuado de éstas o incluso su utilización por parte de delincuentes o agresores crea inquietud en los ciudadanos. Especialmente los padres, que sienten preocupación por el uso que pueden hacer sus hijos menores de redes sociales o internet, también a través del teléfono móvil.

El 15% juega a apuestas con dinero

Las apuestas deportivas son ya el tercer motivo -45%- de inquietud de la sociedad cuando mira a la juventud. En tercer lugar, se encuentra la preocupación por las apuestas deportivas.  Según datos de una encuesta de Irache, el 15% de los ciudadanos han jugado -habitual o esporádicamente- a apuestas con dinero, deportivas o de azar. Además, al 51% de los padres les preocupa el uso que pueden hacer sus hijos de estas actividades.

Por otro lado, organizaciones como Proyecto Hombre ya han advertido sobre los problemas de adicción al juego y la excesiva liberalización de este sector. En Navarra se jugaron 74 millones de euros en apuestas durante el 2017, 44 millones -146%- más que en 2012. Más del 25% de los jugadores son menores de 30 años.

Consumismo, falta de esfuerzo y de motivación

Tras ellos, los siguientes motivos de preocupación acerca de la juventud son el consumismo -25%-, la falta de esfuerzo -20%- y la falta de motivación -20%-.

Mayor coordinación entre familias, centros, actividades…

Irache aconseja adoptar medidas para encarar estas cuestiones y reorientarlas hacia el desarrollo de los propios jóvenes y, en consecuencia, de toda la sociedad.

En primer lugar, sería necesaria una mayor coordinación entre todos los agentes que participan en el desarrollo de los jóvenes. Así, impulsar organismos que faciliten el trabajo conjunto de familias y centros escolares, pero también de organizaciones deportivas, culturales o de ocio en las que puedan participar los jóvenes.

Asimismo, potenciar la formación continua y de calidad de los padres puede ayudar a que éstos cuenten con pautas sobre cómo educar a sus hijos y favorecer una mejor comunicación en la familia que posibilite unas mejores relaciones y una resolución más eficiente de los conflictos.

Junto con ello, convendría realizar periódicamente encuestas realizadas por expertos para tener información real y actual sobre las inquietudes, problemas y propuestas de los jóvenes. A partir de esta información habría que diseñar estrategias y proyectos.

Financiación o tarjetas de ocio para todo tipo de actividades

Junto a ello, el fomento de actividades que puedan conectar con las inquietudes de los jóvenes y posibilitar su desarrollo. Podría ayudar la financiación de una amplia gama de actividades deportivas, musicales, culturales o de ocio, que resulten atractivas para los jóvenes y puedan suponer una alternativa real al consumo de drogas. También se podría explorar la expedición de bonos o tarjetas de ocio para los jóvenes para que cada uno de ellos las invierta en las actividades que más le motiven.

Todo ello debe ir acompañado de un control efectivo sobre la venta de alcohol y el acceso a los juegos de azar en los establecimientos por parte de los menores.

Actividades que fomenten uso divertido y saludable de internet y redes sociales

En cuanto al uso de redes sociales o de internet, y más allá de la labor de control o educación que puedan llevar a cabo las propias familias, podrían impulsarse actividades formativas que fomenten un uso saludable de estos instrumentos y que resulten motivadoras para los jóvenes. A través de estas actividades, se les podría educar sobre pautas a la hora de usar internet o redes sociales. A la vez, hay que impulsar organismos de control que puedan controlar cuanto antes cualquier uso de riesgo que se puedan realizar los jóvenes.

Mayor restricción y control sobre la publicidad y espacios para las apuestas

Desde Irache se aboga por un mayor control sobre el juego en los menores. Es necesaria una legislación más restrictiva y que obligue a las empresas, también las que actúan a través de internet, a prohibir el acceso a los menores de edad y que sea de su responsabilidad cerciorarse de que toda persona que participa es mayor de edad.

Igualmente, se debe limitar notablemente la publicidad y el patrocinio sobre los juegos de apuestas, especialmente en actividades, como las deportivas, que son referencia para los menores y jóvenes. También se debe dar una mayor restricción de los espacios y establecimientos habilitados para el juego. Algunos clubes y países ya han adoptado prohibiciones de este tipo. Junto a ello, es necesario impulsar campañas de prevención para sensibilizar a la población de los riesgos que conllevan este tipo de actividades.

Irache aboga y trabaja por un consumo responsable

En cuanto al consumismo, Irache siempre ha abogado por un consumo responsable, crítico y consciente. Para ello, la exigencia de una mejor información, no solo sobre las características, sino también sobre la fabricación y comercialización de los productos, puede ayudar a tener unos  mejores criterios para elegir. Esto debe ir acompañado de campañas que ayuden a entender la importancia de nuestras decisiones como consumidores.

Encontrar vías para desarrollar sus inquietudes

En cuanto a la falta de esfuerzo y motivación, suelen ser dos aspectos muy vinculados entre sí. En este sentido, es obvio que la mayor parte de adolescentes o jóvenes aun tienen que encontrar un proyecto vital y laboral. Por ello, es labor de todos hacer que se sientan valiosos, útiles para la sociedad y de trabajar para descubrir sus inquietudes y encontrar vías en las que las puedan desarrollar.

Sin duda, convendría observar iniciativas o estrategias adoptadas con éxito en otros lugares o países -algunos países nórdicos puede valer como referencia- y ver de qué manera se pueden adaptar nuestras circunstancias y contexto social.