EL 95% DE LOS PADRES CREE QUE INTERNET Y LAS REDES SOCIALES TIENEN PELIGROS PARA SUS HIJOS

By 15 septiembre, 2020 NOTICIAS

El 95% de los padres con hijos menores de edad considera que internet y las redes sociales tienen peligros para sus vástagos. Así lo indica una encuesta encargada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache. Este trabajo también indica que, entre los padres, hay un 16% que admite que no adopta ningún tipo de medida para controlar estos usos por parte de sus hijos.

Los últimos datos del Instituto de Estadística de Navarra señalan que el 95% de los hogares en la Comunidad Foral cuentan con una conexión a la red, que casi en su totalidad se trata de un servicio de banda ancha. El smartphone -teléfono móvil con acceso a internet- es el dispositivo más presente en ellos hogares navarros -99,6%-. Un 87,5% de casas tiene ordenador y un 60%, tableta electrónica.

Acuden a Irache padres preocupados por el uso que hacen sus hijos

En Irache llegan periódicamente personas preocupadas por el uso que sus hijos hacen del teléfono móvil -en alguna ocasión puntual del ordenador o la tableta de casa-. La inquietud tiene que ver con el acceso a determinados contenidos de internet y la utilización de las redes sociales.

El recibo telefónico se encarece casi 200 euros por descargas del menor

En ocasiónes, este uso ha derivado en un incremento de las facturas telefónicas. En algunos casos los recibos han llegado a 180 euros por descargas que se han hecho a través del teléfono móvil. Estas descargas pueden tener diferente naturaleza, pueden ser programas o aplicaciones. En algún caso atendido las facturas, de 130 euros, se debían a aplicaciones que se habían pagado para poder tener acceso a diferentes estadios de un juego online.

Compras o servicios de tarificación adicional

También ha habido algún caso en el que el menor ha comprado artículos a través de internet, fundamentalmente tecnología pero también en alguna ocasión ropa. Como el móvil estaba a nombre del padre y éste había dejado todas las claves de pago abiertas, el menor pudo realizar las compras sin su conocimiento. Algunos padres se confían porque no han contratado internet para el teléfono de su hijo pero no caen en la cuenta de que, si el teléfono lo permite, pueden conectarse desde él a la línea contratada en casa a través de una conexión inalámbrica.

Aunque en menor medida, también suelen llegar a Irache casos en los que el menor ha accedido a servicios de tarificación adicional, por los que el padre o la madre, que son los titulares del teléfono, tienen que pagar facturas abultadas, alguna vez de más de 160 euros.

Irache considera que algunos servicios deberían exigir una mayor garantía de que el usuario es mayor de edad

Si bien los números de tarificación adicional se pueden bloquear, Irache considera que algunos servicios que se dan a través de internet deberían ser más restrictivos y exigir una mayor garantía de que la persona que los está utilizando es mayor de edad.

El 32% ha visto contenidos inapropiados y dañinos en internet

Según el último estudio de EU Kids Online, el 32% de menores de entre 9 y 17 años ha visto contenidos inapropiados y dañinos en internet, el 33% ha experimentado alguna forma de acoso, el 26% ha recibido mensajes sexuales, el 40% ha contactado en línea con desconocidos y el 19% ha quedado en persona con un contacto de internet.

Algunas pautas para educar en el uso de las tecnologías

Irache considera que puede ser conveniente que los padres adopten algunas medidas razonables para controlar el uso que sus hijos hacen de internet y las redes sociales. En este sentido, propone algunas pautas que pueden ayudar:

No demonizar internet ni las redes sociales. Tratar de establecer un diálogo con los hijos abierto sobre estas herramientas y hablar de las posibilidades y ventajas que brindan. Esto nos permitirá tratar con más naturalidad también los posibles riesgos.

Interesarse por las actividades que realizan nuestros hijos. Si es posible, tratar de hacer alguna actividad de forma conjunta padres e hijos.

Enseñarles a ser críticos, a contrastar la información que reciben y a anticiparse y reaccionar ante posibles situaciones conflictivas, especialmente en redes sociales.

Configurar los dispositivos con cuentas y aplicaciones específicas para su edad. Adaptar medidas de protección, como contraseñas y otras formas de desbloqueo. Echar mano de funciones de control parental. Estas medidas pueden limitar algunas prácticas del móvil, como acceso a contenidos inadecuados u opciones de compra.

Acordar con el menor normas de uso de los dipositivos. Conviene establecer los tiempos que se va a permitir utilizarlos. Estas normas pueden estar sujetas a revisión si se ve que el uso es adecuado.

Mostrase cercano y disponible para que los hijos puedan acudir a nosotros si tienen algún problema o duda en estos ámbitos.